Concha y Toro

Concha y Toro 01/03/2016

Comienza la vendimia 2016 en el Valle del Limarí

Compartir

El Limarí es una de las zonas más septentrionales de la vitivinicultura de Chile. Su vendimia es una de las primeras en comenzar, iniciando la cosecha 2016 el 25 de enero. La lluvia caída durante el invierno y la correcta gestión del viñedo, hace pensar que esto se traducirá en vinos de gran calidad, que captan la esencia del terroir de este valle.

Las primeras variedades en ser cosechadas en el Valle del Limarí son el Chardonnay y Pinot Noir, continuando con otras cepas como el Sauvignon Blanc, Pinot Gris, Viognier y Syrah, extendiendo así la vendimia hasta principios de mayo.

Dado a su ubicación geográfica, al sur del desierto de Atacama, Limarí posee un clima semiárido, con un bajo nivel de precipitaciones, aproximadamente 100 mm al año. Esta característica le entrega una condición peculiar de mineralidad a los suelos, pues la lluvia al ser escasa, no lava los minerales, en especial los carbonatos.

Los embalses que existen en el valle acumulan los deshielos de la cordillera y permiten regar durante todo el año. Los años 2012 al 2014 fueron bastante secos y con poca nieve, lo que se tradujo en que las temporadas 2013 al 2015 fueran todo un desafío en cuanto al uso eficiente del agua de riego del viñedo. Sin embargo, gracias al Fenómeno de El Niño, entre julio y noviembre de 2015, llovió y nevó bastante (cayeron 180 mm de lluvia) lo que ha sido una verdadera bendición para el valle y su agricultura.

Vendimia-2016-Limari-5

En esta vendimia 2016, el estado en que se encuentran los viñedos hace pensar en que se traducirá en vinos de muy buena calidad para las distintas variedades que se dan en este valle. La floración y posteriormente la cuaja de los racimos fue muy buena, y los racimos están bastante llenos. Esto va de la mano del buen vigor de los brotes y del equilibrio de las vides.

La obtención de la calidad potencial de la uva depende de la cosecha oportuna y es clave capturar la acidez y frescor de la fruta. Para asegurar esto, hay que permanecer muy atentos a la vendimia. Personalmente debo estar muy conectado con el viñedo, revisándolo, probando uvas y sacando muestras para poder tener una proyección de cosecha lo más ajustada posible para sacar ese potencial.

Una buena lectura y comprensión del viñedo permite llevar de la mano la vinificación de estas uvas en la Bodega, buscando vinos sinceros que reflejen la tipicidad del Valle del Limarí.