Cómo el mundo ha dado forma a la manera en la que disfrutamos del vino

access_time 2020 · 03 · 13

Cuando bebes un vaso de vino por primera vez, pasas a formar parte de una cultura milenaria. El vino ha alimentado imperios y navegado por todo el mundo, y hoy en día es una de las más excitantes mezclas de agricultura y expresión artística que encontrarás. 

Así que únete a nosotros para explorar dónde se reúnen el vino y la historia, cómo ha afectado a las culturas y cómo la historia ha afectado al vino. 

Desde la geografía y las placas tectónicas hasta la política y las poblaciones e incluso en el espacio, el vino tiene grandes historias que contar.

Un temprano comienzo 

¿Sabías que la historia de la elaboración del vino se remonta a 8.000 años atrás en Georgia? Georgia es un país más conocido hoy en día por su más reciente historia soviética y su floreciente industria petrolera. De hecho, el vino nació casi 3.000 años antes de la primera evidencia del lenguaje escrito, una señal del verdadero interés de los humanos. La instalación vitivinícola más antigua que se conoce hasta la fecha  fue encontrada en Armenia, que data de 4.000 AC (conocida como Areni-1). En 2007 se encontraron allí una cuba de 60 centímetros y una cuenca de un metro de longitud, ambas utilizadas para la producción de vino. Las semillas de uva, los hollejos y las vides secas confirmaron que su uso se remonta a aquella época, y nuestro entendimiento sobre la historia del vino cambió.

Post-3 (8)
Ph: Cortesía de Gregory Areshian para National Geographic

El romance romano y griego 

Dos de los más poderosos imperios antiguos estaban profundamente involucrados en la producción y consumo de vino. Los antiguos griegos adoraban a Dionisio (o Baco) y bebían, bailaban y se liberaban de las preocupaciones y el estrés (como lo hacemos hoy en día). El escritor griego del siglo IV Teofrasto dejó registros de la historia de la elaboración del vino: cómo realizaban muestras de suelo y estudiaban lo que ahora llamamos «terroir». Incluso hubo críticos de vino de la antigua Grecia, que ensalzaban las virtudes de una uva sobre otra de forma poética. 

Fue en la antigua Roma donde se inició la modernización, la codificación y el desarrollo de técnicas específicas; algunas estimaciones sitúan el consumo anual de vino romano en unos 180 millones de litros (lo que supone una botella al día por ciudadano). El vino romano se cosechaba típicamente al final de la temporada, como el Sauvignon Blanc de Concha y Toro utilizado para el Late Harvest, de color ámbar dorado y delicado al paladar.

Post-1 (8)
Ph: Lauren Darrell

Una cosecha romana particularmente excepcional se conocía como Falernian. Una lista de precios en las paredes de un bar de Pompeya todavía dice «Por una moneda se puede beber vino, por dos se puede beber lo mejor, por cuatro se puede beber Falernian». Parece que la apreciación del vino de alta calidad no es nada nuevo.

Con el paso del tiempo

La producción de vino continuó, inalterada en muchos aspectos, hasta otra fecha clave en la historia de su elaboración. Las regiones francesas de cultivo de la uva se habían convertido en algunas de las más importantes en la época medieval, pero en 1866, el pulgón Phylloxera vastatrix comenzó un alboroto en todo el continente, infectando a la mayoría de los viñedos del mundo. Controlar esta plaga parecía imposible hasta 1881, cuando la región de Burdeos permitió el injerto de vides europeas en raíces americanas y comenzó el progreso. 

Post-4 (6)
Foto de GuildSomm. «The Phylloxera or Grapevine Louse, and the Remedies for its Ravages.», Special Collections, Shields Library, University of California

Curiosamente, los vinos del «Nuevo Mundo» cultivados en Chile apenas se vieron afectados (y en la mayoría de los casos no se vieron afectados en absoluto). Debido a esto muchos afirman que el vino de Chile es uno de los vinos “más puros” y  con mejor linaje que se encuentra hoy en día, habiendo recibido las primeras vides europeas sólo 20 años antes de que la propagación de la plaga comenzara.

Geología y tectónica

La historia ha dejado su huella en la producción y el desarrollo del vino, pero hay otros factores involucrados también. Junto a la erupción del Vesubio del 79 d.C., que frenó la producción de vino romano (que luego se recuperó de manera enfática), la actividad volcánica ha cambiado el rostro de la producción de vino. 

La altitud, el suelo y la edad de la vid se suman a las características únicas del vino que se cultiva en las regiones volcánicas de Lanzarote, Pantelleria, Sicilia y el valle del Maipo en Chile, donde se produce el vino Marqués de Casa Concha Cabernet Sauvignon. Los suelos de rápido drenaje de basalto, granito y obsidiana crean condiciones semiáridas como las de este vino, que es famoso por su concentración de sabores, sus firmes taninos y su sedosa sensación en la boca.

Post-2 (10)

Mirando al infinito y más allá

El mundo de la producción de vino está principalmente ligado a la Tierra, pero puede que ese no sea siempre el caso. El desarrollo y los cambios en el vino a través de la enfermedad, la geografía y la cultura están claros, pero ¿qué pasa con el movimiento humano hacia un nuevo territorio – el espacio?

Buzz Aldrin bebió una pequeña cantidad de vino de comunión en la luna en los años 70, y China envió cepas experimentales al espacio en 2016. El Sistema de Producción de Vegetales de la Nasa podría incluso ver variedades de vid enanas llevadas a la Estación Espacial Internacional. ¿Quién está listo para probar el primer vino fuera del planeta?

 

Header Ph: Greek Boston

Compartir

¿Eres mayor de edad?

Lo sentimos

No puedes acceder al contenido del sitio si no eres mayor de edad.