Cómo el Océano Pacífico crea el vino Amelia

access_time 2020 · 03 · 04

Chile es un país que ha sido esculpido por las olas que rompen provenientes del Océano Pacífico, una nación que se define por sus 4.000 kilómetros de costa. 

El poder de las olas del Pacífico no sólo ha dado forma a Chile, sino que también ha contribuido a crear vinos sorprendentes y premiados que han cautivado al mundo con su frescura y sus notas afrutadas. 

Algunos amantes del vino pueden asociar el vino chileno con sus ricos Cabernet Sauvignons y Merlots, cultivados en el soleado Valle Central, pero desde hace mucho tiempo los expertos en vino han celebrado que las regiones vitivinícolas de la costa están produciendo notables  cosechas de Pinot Noir y Chardonnay -algunas de las de mayor puntuación en estas variedades- , y ahora incluso están preparando el escenario para el premiado Syrah.

El vino Amelia se cultiva íntegramente en las regiones vitivinícolas costeras más prestigiosas de Chile, creando ejemplares que obtienen los premios más altos constantemente, gracias a sus perfiles de sabores vibrantes. 

Post-3 (6)
Viñedo Quebrada Seca (Valle del Limarí). Ph: Marcelo Papa

¿Caliente o frío?

Generalmente cuando pensamos en regiones vitivinícolas, nos las imaginamos bañadas por un sol interminable, caracterizadas por sus días calurosos y vides cargadas de uvas. Esto es cierto, especialmente en el famoso Valle Central de Chile, donde las temperaturas medias diurnas son unas de las más altas de las regiones vitivinícolas del país, lo que hace que la zona sea ideal para las uvas de vino tinto que son amantes del sol. Encontrará Carmenere, Cabernet Sauvignon y Merlot de alta calidad procedentes de estas regiones.

Pero la costa del Pacífico de Chile ofrece una región vitivinícola totalmente diferente, una de mañanas frías y brumas, de viñedos que prometen un atractivo brillante y fresco. Estas regiones costeras tienen un efecto moderador de la temperatura, con la influencia refrescante del Océano Pacífico que conduce a temperaturas más bajas y por lo tanto a un menor contenido de azúcar. Estas condiciones son ideales paras los vinos blancos especialmente valorados por sus propiedades más ácidas, pero también pueden proporcionar un gran hogar para los vinos tintos que no son tan pesados como sus primos del interior del país. Hay algunas variedades brillantes de Pinot Noir que se cultivan en el Valle del Limarí en Chile, y el Chardonnay puede florecer tanto en clima cálido como fresco, adquiriendo un perfil de sabor completamente diferente cuando se cultiva en la costa. 

Post-2 (8)
Primeros brotes de Chardonnay en Quebrada Seca, Valle del Limarí. Ph: Marcelo Papa

Vinos frescos de la costa en Chile

Si le gusta el vino nítido, ligero y seco, entonces los vinos cultivados en temperaturas más bajas es probable que den las notas adecuadas para sus papilas gustativas. La costa de Chile se beneficia de la corriente de Humboldt, que hace que el aire fresco circule en dirección norte. A medida que estas corrientes bañan la costa, bancos de niebla se asientan sobre las vides, quizás levantándose a media mañana, lo cual es justo el tiempo suficiente para haber mantenido las uvas un poco más frescas, y que así maduren lentamente. Esta corriente se extiende desde el sur de Chile hasta el norte del Perú y trae consigo temperaturas significativamente más bajas a una región que de lo contrario sería calurosa.

En Chile, la gente hace referencia a la famosa Cordillera de los Andes que forma la columna vertebral del país. Pero Chile también es el hogar de la cordillera de la costa, que actúa como una barrera, evitando que la niebla más fría y las nubes se desplacen hacia el Valle Central. No es sólo un beneficio para las uvas tintas que prosperan en el calor, también es ideal para las uvas de vino blanco de la costa y el Pinot Noir, ya que ayudan a que el clima fresco se mantenga sobre los viñedos. Estas largas estaciones frescas son perfectas para que las uvas retengan ese toque de acidez, dándole al vino una vibración especial.

Con el Océano Pacífico cerca, el Valle de Limarí es conocido por vinos como el Amelia Chardonnay 2018, elegido como el mejor vino blanco y el mejor chardonnay de Chile. Protegidas del sol de la mañana por las nubes sobre el viñedo de Quebrada Seca (a sólo 22 kilómetros del océano), estas uvas maduran lentamente. Esto permite un final fresco y una producción de vino altamente controlable y estable. Los vinos del valle del Limarí se caracterizan por estar dominados por notas de cítricos y peras, mientras que otras regiones vitivinícolas de Chile, como el valle de Casablanca, son conocidas por sus notas de albaricoque, manzana y mango.

Post-1 (6)

Esta región también produce el Amelia Pinot Noir, un tinto de 96 puntos con notas de cereza que se combinan con una gran estructura y un final largo y fresco. La combinación del suelo de arcilla roja y carbonato de calcio con las condiciones de nubosidad y frescura resultan en un Pinot Noir lleno de sabor afrutado. A diferencia de las variedades rojas que se cultivan en el cálido Valle Central, este rojo mantiene una firme frescura suave. 

Los vinos que se cultivan aquí también ofrecen un beneficio adicional. Las sesiones de cata bajo el caluroso sol pueden ser agotadoras, pero probar un Amelia Chardonnay o Pinot Noir con una brisa maravillosamente refrescante, añade puntos extra a la experiencia de beber los mejores vinos de Chile, directamente desde su origen.

Compartir

¿Eres mayor de edad?

Lo sentimos

No puedes acceder al contenido del sitio si no eres mayor de edad.