El mejor maridaje para tu comida para llevar

access_time 2020 · 06 · 24

La comida lista no tiene que ser sinónimo de bebidas carbonatadas. Ya sea por falta de tiempo o placer culpable, esta ocasión también puede transformarse en una experiencia para disfrutar del maridaje de vinos desde la comodidad de tu sofá. Mientras haces el pedido, te recomendamos los mejores vinos para acompañar 6 platos clásicos de la comida para llevar. 

  • Pizza 
Pizza (1)

 

Independiente de sus ingredientes, en la pizza siempre predomina su base a salsa de tomate y queso. La primera es intensa y ácida, mientras que el segundo es cremoso. Un vino tinto liviano con notas a frutos rojos y hierbas siempre maridará bien y le dará frescor. Pero si la pizza lleva alguna carne como pepperoni, un vino tinto robusto con buena presencia de taninos (como Casillero del Reserva Diablo Malbec) contrarrestará la proteína equilibrando todos los sabores. No te preocupes si en tu refrigerador sólo tienes una botella de blanco y antojo de pizza. Las opciones vegetarianas o de mariscos andan muy bien con vinos de crujiente acidez como Casillero del Diablo Pinot Grigio. Que, además, funciona de maravillas con queso derretido.

  • Pollo frito
Pollo

Si eres de los que ama la crocancia e indulgencia del pollo frito, no habrá vuelta atrás después de que lo pruebes con un espumante. Por la cantidad de aceite y sal que tiene, lo mejor es acompañarlo de un vino blanco burbujeante que aporte acidez y mineralidad para limpiar el paladar, complementando el sabor del pollo. Funcionará mejor todavía si el espumante es seco (es decir, que no sea dulce) como Casillero del Diablo Devil’s Collection Brut. Esta combinación hará que la fritura en vez de grasosa se sienta liviana. 

  • Hamburguesas con papas fritas
Burger

Este es otro clásico que muchas veces acompañamos de bebidas dulces, pero que gana mucho cuando lo servimos junto a una copa de vino un tinto dependiendo los ingredientes que tenga la hamburguesa. Si es con queso, cebolla, tomate, lechuga y pepinillos entre dos panes brioche, Casillero del Diablo Cabernet Sauvignon nunca falla. Sus notas a pimienta negra, tostado y frutos negros son complementarias a la carne mientras que sus taninos trabajan perfecto sobre la sal de las papas fritas. Ahora, si le agregas un poco de tocino y quieres ir mas allá, Casillero del Diablo Shiraz será el aliado perfecto de las notas ahumadas.

  • Sushi 

Sushi

Esta versión de la comida japonesa destaca por hacer brillar los ingredientes en bocados frescos, simples y de sabores limpios. Generalmente llevan pescado crudo, mariscos y, por cierto, su base de arroz al vapor infusionado con vinagre. Debido a las diversas combinaciones de sabores y texturas, se necesita un vino versátil. Así es como Casillero del Diablo Rosé es su pareja perfecta, acompañando a los productos del mar con su refrescante acidez y sutiles aromas, pero también con cuerpo y frutosidad si es que se incorporan carnes como el cerdo de la Gyozas. Sin duda una elección para irse a la segura.

  • Comida China

Comida-china

Por sus diversas preparaciones y mezclas de ingredientes, no es un maridaje fácil. Más considerando la presencia importante de salsas como la soya, que le traen complejidad y ese característico umami (o más conocido como el quinto sabor) a sus platos. Sabores salados, agridulces y picantes pueden estar al mismo tiempo en un solo bocado, provocando que las notas amargas y ácidas de un vino se realcen. De modo que si pensamos en un tinto, el desafío es encontrar un vino frutoso, de textura sedosa y liviano donde los condimentos no choquen con los taninos, como Casillero del Diablo Pinot Noir. Además, esta cepa combina perfecto con platos con pato. Si se trata de blancos, aquellos con mayor sensación en boca y ligero dulzor funcionan mejor con el picante ¿Una idea? Prueba con Casillero del Diablo Viognier.

  • Comida India

Comida-india

Con sus sabores intensos, picantes y muy especiados, la Comida India también presenta complejidad a la hora de encontrar la bebida perfecta. Sus platos a base de cordero, lentejas, pollo y arroz incluyen chutneys y salsas cremosas que necesitan de un vino que sea capaz de sostener estos sabores sin ser opacado. Este equilibrio se logra si escoges un vino tinto frutoso y de cuerpo medio como Casillero del Diablo Carmenere para acompañar aquellos curries con carnes rojas. Mientras que para platos vegetarianos como Paneer o Dahl de lentejas y platos cremosos con pollo, un vino blanco con guarda en barrica como Casillero del Diablo Chardonnay es una gran elección. 

Compartir

¿Eres mayor de edad?

Lo sentimos

No puedes acceder al contenido del sitio si no eres mayor de edad.