Concha y Toro

Concha y Toro 15/08/2013

Fundo El Boldo, provincia de Cauquenes: Tiempos de poda en el Valle del Maule

Es agosto, y el fundo el Boldo se encuentra en plena época de poda, el primer trabajo agrícola que se le realiza al viñedo.

Compartir

A ocho kilómetros de la ciudad de Cauquenes, El Boldo es el viñedo de la compañía ubicado más al sur de Chile, y uno de los más representativos de las tradiciones del país. Es agosto, y el fundo se encuentra en plena época de poda, el primer trabajo agrícola que se le realiza al viñedo.

Hojas de parra secas vuelan a ras de suelo por el viñedo El Boldo. Es un 8 de agosto y pleno invierno en este fundo de Concha y Toro; el más al sur que posee la viña en Chile y que fue adquirido a fines de 2007. Actualmente, cuenta con una superficie total de 958 hectáreas, de las cuales 315 están plantadas.

Desprovistas de sus hojas desde fines de mayo, las parras de Cabernet Sauvignon –la principal variedad plantada en este fundo– están en plena etapa de receso invernal o dormancia, es decir, en un estado de reposo del crecimiento de las plantas, y que es cuando se realiza la poda. Este es el primer trabajo agrícola que se lleva a cabo en el viñedo tras la vendimia, y una actividad fundamental para la futura producción de fruta.

“En la poda es cuando se hace la primera proyección de la producción, decidiendo la cantidad de yemas que se debe dejar por hectárea para asegurar un cierto rendimiento y calidad de la uva. Tras la poda puedes hacer desbrotes y descargas del exceso de fruta, pero si te equivocas en dicho proceso, luego no podrás agregarle racimos a la planta”, explica Andrés Covarrubias, administrador agrícola del fundo El Boldo, y agrega que “tras la poda se deben cubrir los cortes más gruesos que se le hagan a las parras con una pasta-poda, evitando que la planta se infecte por hongos y bacterias”.

Ubicado en la zona sur del Valle del Maule (Séptima Región de Chile), en la provincia de Cauquenes y a 30 km del Océano Pacífico, el viñedo El Boldo cuenta con condiciones de suelo y clima privilegiados para el cultivo del Cabernet Sauvignon.

El suelo de arcillas rojas de este fundo se caracteriza por ser pobre en nutrientes y de un pH levemente ácido que regula el vigor de las parras, logrando plantas equilibradas en su crecimiento: “el suelo de este viñedo nos permite obtener vinos elegantes, de buena estructura, color intenso, vivos y brillantes”. El Boldo, a su vez, presenta suaves lomajes que favorecen una adecuada exposición del viñedo al sol y, por lo tanto, una buena calidad de la uva.

El clima del fundo, por su parte, es de tipo Mediterráneo con estación seca prolongada. Su cercanía al mar determina la influencia de vientos frescos en el viñedo durante gran parte del año, provocando una marcada oscilación térmica entre el día y la noche, principalmente en la época estival: “estas diferencias de temperatura favorecen una pausada madurez de la uva, concentrando su color, aromas y sabores. Estas brisas frescas, asimismo, nos permiten asegurar la sanidad de la uva”.