La Mejor Parrilla en 10 Pasos

No hay nada mejor que recibir a tu familia y amigos con los aromas del fuego encendido, carne asada a punto y una copa de vino en mano. Para este y todos los fines de semana, te dejamos una guía rápida de cómo convertirte en Maestro Parrillero y sorprender a todos con un asado inolvidable.

Paso 1: Saborea el Evento

Toma unos minutos para hacer bien los cálculos y preparativos: toma en cuenta cuántas personas te acompañarán, en qué lugar se hará el asado (si es al aire libre o no, por ejemplo), de qué tipo de parrilla dispones y lo más importante: el contexto. Cuál es el fin de esta parrilla; ver un partido de fútbol, comida entre amigos, una tarde de cumpleaños, domingo familiar o incluso, sorprender con una velada romántica a tu pareja.

212121

Paso 2: Las Compras

Cuánto comprar y dónde. Piensa siempre entre 250 a 300 grs de carne por persona, incluyendo embutidos del picoteo parrillero; a esto se le sumarán los acompañamientos y bebestibles. Hoy existe una gran oferta para encontrar productos de gran calidad y con buenos precios: desde los supermercados hasta carnicerías, mercados de abastos e incluso sitios on line.

Elige lo que te brinde mayor seguridad en cuanto a calidad y proveniencia de los productos. Si compras carnes congeladas: asegúrate de sacarlas al menos un día antes del frío, para que estén en su condición más natural posible.

Paso 3: Elegir la Carne

La carne: qué cortes elegir entre el sinfín de variedades que podemos encontrar. Siempre tomar en cuenta los gustos de los invitados y recomendamos brindar variedad en sabores, texturas y tipos de carne.

El vacuno es un clásico: la entraña, huachalomo, sobrecostilla, lomo vetado o liso, filete, entre otros; pechugas y tutos de pollo; malaya, costillar, chuletas o lomos de cerdo e incluso otros cortes menos tradicionales como wagyu, carnes de caza como el ciervo y el jabalí, y por supuesto, vegetales y otras preparaciones que brinden color a nuestra parrilla.

Paso 4: A prender el Fuego

Si tenemos la oportunidad de prender fuego, y escapar de las parrillas citadinas de gas o eléctricas que absorben parte de la magia que envuelve un buen asado, elije siempre leña. Hoy la variedad de carbones disponibles también es amplia; procedente de diferentes árboles, briquetas, incluso packs listos para prender de forma rápida y fácil. Pero nada iguala el fuego hecho a mano y con leña seca, idealmente de espino o eucaliptus, porque el calor y aromas que emiten impregnan de forma única nuestras preparaciones.

12345431

Paso 5: La carne a la Parrilla

Ley de la parrilla: el pollo va siempre primero. Recomendamos asarla con piel para dejarla dorada y crocante, o bien hidratar su carne constantemente con algún tipo de aliño. En paralelo, piezas de carne completas (no fileteadas) o muy gruesas y que también demorarán un buen tiempo en estar a punto. Luego los embutidos o cortes que se servirán para picotear, como longanizas y entrañas. Casi estando listas, tirar los cortes de cerdo y vacuno más delgados y que demorarán no más de 8 a 10 minutos en estar listos, ya con el fuego en su punto medio.

Otras leyes parrilleras: trata de dar una sola vuelta a cada corte para aprovechar sus jugos, nunca pinches la carne sino que manéjala con tenazas y usa sólo sal, idealmente gruesa o bien un aliño simple de vinagre y especias verdes.

Paso 6: Los acompañamientos

Recomendamos siempre tener un par de ensaladas frescas y ligeras, además de arroz, quínoa, cous cous o bien pastas que estarán listas en 10 a 15 minutos.

Si tienes brasas a tu disposición y quieres lucirte con los invitados, envuelve unas papas en papel aluminio, además de unas cebollas y pimentones sin pelar y ponlos de forma directa al fuego. Asegúrate de servirlas cocidas para aliñarlas con sal y aceite de oliva. El infaltable pebre o chimichurri puede estar hecho desde temprano sin problema.

Paso 7: El punto justo

Es labor del Maestro Parrillero brindar la mayor cantidad de variedad en puntos de cocción a la hora de servir, o bien hacer un trabajo personalizado, considerando la preferencia de cada invitado. Tomar en cuenta que una carne bien cocida es aquella que al presionarla ya no suelta jugo y presenta resistencia; la tres cuartos es más blanda al tacto y libera algo de jugo, mientras que la a punto, está más jugosa y es siempre la primera en ser servida. Deja reposar las carnes por al menos un minutos antes de servir, para concentrar jugos y aromas.

11111

Paso 8: A descorchar

Parte importante de un buen asado es qué vamos a beber. Para un asado más informal, recomendamos vinos que acompañan bien casi todos los cortes, como Marques de Casa Concha Cabernet Sauvignon o Casillero del Diablo Carmenere.

Si buscan vinos específicos para cada corte, recomendamos las cepas Syrah para longanizas, prietas y cortes de cerdo o bien Merlot para cortes de pollo. Otra excelente opción para disfrutar de un maridaje mixto, con variedad de especias, texturas e intensidades, es la línea Trio de Concha y Toro: ensamblajes balanceados en base a Cabernet Sauvignon o Merlot, que serán del gusto ideal para los invitados más exigentes.

Paso 9: Apagando las brasas

Una vez retiramos todos nuestros productos asados de la parrilla, es importante dejar que el carbón o leña se terminen de consumir solos y lentamente, sin echar agua ni otro tipo de producto para evitar humo y aromas molestos. Incluso si nuestra parrilla es eléctrica o a gas, lo importante es aprovechar mientras está aún caliente para limpiar nuestra grilla y remover las grasas con un cepillo de metal de forma fácil y rápida.

Paso 10: El día siguiente

Nada mejor que guardar todo lo que sobró de la parrilla y cocinar platos reponedores, con ese gusto ahumado y casi dulce, irreplicable de un asado. Más allá de caldos y ensaladas, usando los trozos de diferentes cortes de carne que quedaron del día anterior, proponemos innovar e incorporarlos en salsas para pastas, pizzas caseras e incluso en platos más elaborados como quiches o legumbres.

La invitación es a aprovechar la instancia que genera una parrilla encendida: desde la compañía, hasta cada uno de sus aromas y sabores. Y por supuesto ¡disfrutando de una buena copa de vino!

Compartir

¿Eres mayor de edad?

Lo sentimos

No puedes acceder al contenido del sitio si no eres mayor de edad.