Concha y Toro

Ania Smolec 16/10/2014

La tradición de la cepa País y sus maridajes

La cepa País llegó a Chile junto con las misiones españolas en el siglo XVI. Hoy ha sido redescubierta y revalorada por los enólogos y consumidores.

Compartir

La cepa País llegó a Chile junto con las misiones españolas en el siglo XVI. Hoy ha sido redescubierta y revalorada por los enólogos y consumidores gracias a sus vinos jugosos, simples y cotidianos. ¡Pruebe y disfrute la variedad más antigua de Chile!

Los misioneros españoles necesitaban un vino para celebrar la misa. Un vino que pudiera conservarse durante todo el año, sin perder sus cualidades. ¡Y la cepa País fue la elegida para evangelizar al Nuevo Mundo!

Esta cepa tinta, frutosa y firme, ha jugado un papel importante en la historia de los vinos chilenos. Durante siglos fue la más cultivada y consumida, pero a finales del siglo XIX comenzó a perder protagonismo con la llegada de variedades francesas, como Cabernet Sauvignon y Merlot.

Cepa-Pais-Maule

Hoy representa un patrimonio vivo. Sus parras, que se encuentran principalmente en el secano del Maule, superan fácilmente los 100 años de edad, pero sus vinos viven un verdadero renacimiento.

Concha y Toro ha querido rescatar esta cepa y ofrecer un vino que refleje esta antigua tradición y todo el carácter de estas parras que crecen como arbustos en los suaves lomajes de granito del sur de Chile.

Nuestro vino Frontera País es un excelente ejemplo. Producido en tanques de acero inoxidable con el fin de preservar toda su personalidad, resulta un vino jugoso, fresco, muy equilibrado entre su estructura y acidez.

Fiel a su origen español, precisamente de las Islas Canarias, la cepa País marida muy bien con la cocina mediterránea. Piense en tapas españolas o meze griego.

Aunque parece un vino ligero, sus taninos firmes permiten un maridaje perfecto con todo tipo de legumbres. Pruebe con lentejas estofadas con tomates o algunas hamburguesas caseras de porotos blancos o paté vegetariano de frijoles rojos.

Frontera País es un vino de cuerpo medio, suave y con agradables notas frutales como frutilla, cereza y grosella roja. Usted puede escoger este vino para acompañar algunos guisos de carne, tacos o verduras rellenas con carne y arroz.

Sin embargo, esta vez queremos recomendar un maridaje con un plato chileno llamado tomaticán. Una propuesta veraniega, simple y sabrosa, que armoniza maravillosamente bien con el carácter campesino del vino. Y aquí va nuestra receta fácil para preparar este plato, receta de la chef Ruth Van Waerebeek:

Tomaticán

Tomaticán

Ingredientes para 4 personas

  • 3 cebollas
  • 1 diente de ajo
  • 1 cucharadita de comino
  • 2 cucharaditas de orégano
  • 4 tomates, maduros y pelados
  • 1, 5 taza de choclo desgranado
  • 1 cucharada de perejil picado
  • 2 cucharadas de cilantro picado
  • 1 serrano o jalapeño sin semillas, picado

Preparación

  1. En una olla o sartén con tapa, calentar el aceite a fuego medio, agregar la carne cortada en lonjas, y cocinar 10 minutos o hasta dorar ligeramente. Agregar sal y pimenta.
  2. Reducir el fuego, añadir la cebolla en cuadritos y cocinar 8 minutos más, agregar ajo, comino, orégano, tomates.
  3. Tapar, reducir el calor y cocinar 40 a 50 minutos. Agregar choclo y cocinar 15 minutos más.
  4. Si se seca mucho, agregar caldo de verduras o jugo de tomates. Debe quedar un guiso espeso.
  5. Servir acompañado con arroz, decorado con cilantro y perejil y si quiere también con jalapeño.