Concha y Toro

Francisca Jara 16/02/2021

Todo sobre el vino

Syrah, una cepa seductora

Compartir

El Syrah (o Shiraz, nombre que se le da en regiones del Nuevo Mundo como Australia) es una de las variedades tintas más apetecidas del mundo. Y es que, entre sus particularidades, destaca por su fácil adaptabilidad a los diferentes tipos de climas. Por eso se cultiva a lo largo de todo el mundo, pero dependiendo del lugar de donde venga es que entrega diferentes estilos de vinos. Gracias a su versatilidad también es fácil de mezclar con otras variedades para hacer ensamblajes (a los que aporta mucho color). Pero, sobre todo, da vinos elegantes y de gran calidad que pueden envejecer en la botella por décadas.

Al hablar de Syrah es imposible no mencionar a Francia, específicamente la zona de norte del Valle del Ródano. Algunos de los Syrah más famosos proceden de las denominaciones de Cote-Rotie, Hermitage, Cornas y Saint-Joseph, regiones de clima frío que producen vinos muy diferentes al resto del mundo en términos de estilo.

La cepa en si se caracteriza por dar vinos de cuerpo robusto, muy aromáticos, con notas a mora, arándanos, especias como pimienta negra y humo. Y por lo general, son redondos y frutosos, o densos y tánicos. Cuando el Syrah proviene de clima frío, tiene un perfil más liviano guiado por la acidez, con notas terrosas y aromas herbales. Mientras que cuando proviene de climas cálidos, tiene un perfil guiado por la fruta madura, casi amermelada, a veces también con notas cárnicas como el tocino. Son vinos golosos, sin astringencia y con gran poder alcohólico. De la zona de San Javier, en el Valle del Maule en Chile, es Gran Reserva Serie Riberas 2019, un Syrah de clima cálido que ofrece notas violáceas junto con un carácter frutal de notas a berries, especias dulces, boca suave, elegante, con estructura y un final complejo. Perfecto para beber en días fríos o si prefieres, para guardarlo incluso hasta el 2029. Gracias a sus taninos y guarda en madera, este vino tiene un excelente potencial de envejecimiento.

¿Necesitas más razones para probar esta encantadora cepa? Bueno, el 16 de Febrero es el Día del Syrah: la excusa perfecta para celebrarlo y por qué no, aprovechar de llevarlo a la mesa. Por su gran carácter, el Syrah funciona principalmente bien con carnes. Pero hay que considerar su estilo. Si es de clima frío, tendrá mayor acidez, taninos moderados y notas ahumadas, ideal para maridarlo con carnes grasas como el pato, pastas con ragú de carne o estofados con champiñones. Mientras que uno de clima cálido será más maduro, robusto y alcohólico, perfecto para acompañar cortes de carnes más grasos a la parrilla o a las brasas. Otro excelente Syrah para probar es Marqués de Casa Concha Syrah 2018. Primero llama la atención por su color oscuro y profundo, para luego en boca ofrecer sabores firmes de moras y cerezas, y hacia el final una rica nota ahumada. De textura firme, taninos de grano fino, es un vino gastronómico por donde se le mire.

No olvides servir tu Syrah ligeramente frio. Dado su alta graduación alcohólica, con esto lograrás que el vino exprese mejor sus aromas y se sienta vibrante en vez de aburrido.

¡Salud por el Syrah!

Vinos Relacionados

20
19

Syrah / Shiraz
Ver más

20
18

Syrah / Shiraz
Ver más