Concha y Toro

Concha y Toro 08/01/2021

Compartir

Noticias CyT

Recibimos la visita de la CAV en Peumo

Entérate de todos los detalles en esta nota

En “Alto en Cachapoal, el Valle de la Furia”, la reconocida periodista Ana María Barahona da cuenta del primer viaje de la CAV a Cachapoal, en donde recorrió junto a su equipo durante tres días los lugares más reputados de la región, degustando y compartiendo junto a los distintos productores de este icónico valle. Cabe destacar que el título guarda relación con la canción de Soda Stereo – En la ciudad de la furia– ya que en palabras de Barahona esta canción se le viene a la cabeza para “describir esa fuerza inusitada, esas ganas y esa sensación desbordante de muchos de los vinos degustados”.

Dentro de “Esa DO llamada Peumo” Ana María reafirma la indiscutible importancia de Peumo como terroir para la producción del carmenere. Es en esta sección habla sobre su visita a nuestra bodega en Peumo y comenta que Concha y Toro es considerada una de las viñas más importantes de la zona por disponer de 1.000 hectáreas en de las cuales 450 son carmenere, “y una larga historia ya que es el segundo campo más antiguo en manos de la compañía (desde 1900)”. Además agrega que es “en ese rincón donde primero Ignacio Recabarren y ahora Marcio Ramírez desenfundan todo su talento para dar cuenta de esos grandes carmenère”.

Junto a Marcio, también conocido como “Mister Carmenere”, degustó 2 “mini verticales” de las marcas ultra premium Terrunyo y Carmín de Peumo y opinó lo siguiente: 

“En el caso de Terrunyo con la cosecha 2014, la cual denomina como la primera de la nueva era con una etiqueta especial llamada Lot 1 que es un vino generoso, rico, sin caer en dulzores. Y la cosecha 2018 que tendrá una Edición Limitada, que celebra los 20 años de esta etiqueta, firmada por Marcio, que muestra lo floral, especiado y “el enorme orgullo que tenemos por Peumo”. Una muestra de 2019 ya promete más verticalidad, en una boca jugosa, elegante. Mientras que en Carmín de Peumo probamos un fantástico y generoso 2010 y un delicioso 2019, floral, con arándanos, apenas envasado pero de notable equilibrio. Y, por último, un 2020 aún en barrica firme y sabroso”. 

El artículo es un relato de viaje por la región vitivinícola de Cachapoal imperdible para todo winelover. Si quieres saber más revisa la revista de la CAV