Concha y Toro

Concha y Toro 12/03/2015

Cómo combinar vino y quesos cremosos

El sommelier Martín Durán nos ayuda con sus consejos a lograr un maridaje perfecto con vinos y quesos cremosos, según sus acompañamientos.

Compartir

El sommelier Martín Durán nos ayuda con sus consejos a lograr un maridaje perfecto con vinos y quesos cremosos, según sus acompañamientos.

Hemos hablado anteriormente acerca de cuáles son los aspectos que debemos tener en cuenta al momento de combinar vinos con quesos azules y quesos frescos. En esta oportunidad, es el turno de referirnos a los quesos cremosos. Estos quesos se caracterizan por tener una textura cremosa por dentro y una corteza aterciopelada blanca por fuera. Su sabor, al igual que en otros tipos de quesos, varía según su proceso de maduración.

A continuación, con ayuda del sommelier de Concha y Toro Martín Durán, veremos cuáles son los vinos más adecuados según el tipo de queso y los ingredientes que lo acompañan.

Camembert

shutterstock_206646883Uno de los quesos cremosos que vemos con más frecuencia es el Camembert. Sin embargo, existen muchos tipos de Camembert: “Normandía”, “Calvados” y “Geant”, por nombrar algunos. No obstante, en esta ocasión solo nos enfocaremos en el Camembert común que encontramos fácilmente en cualquier supermercado.

Este queso tiene un sabor intenso, generalmente cubierto por una corteza aterciopelada semi dura que protege la pasta cremosa en su interior. Para nuestro sommelier Martín Durán, el Camembert, por lo general, necesita un vino frutoso como Frontera Sauvignon Blanc o Chardonnay.

Normalmente, este queso se acompaña con algún otro sabor, como un tipo de dulce o mermelada (de manzana, pera, membrillo, mora, etc). En esos casos, el vino ideal podría ser desde un Late Harvest ligero, elaborado con Sauvignon Blanc, pasando por los ya antes mencionados, hasta incluso un Syrah ligero, Casillero del Diablo, por ejemplo,  en caso de combinar con dulces de berries.

Brié

shutterstock_244161379Otro tradicional queso cremoso es el Brié. Untuoso y flexible, es ideal para consumir, por ejemplo, en un pan tostado. Sin embargo, puede servirse también con ensaladas de hojas verdes como rúcula o berros. De hecho, su gran versatilidad le permite acompañar platos con mariscos o incluso carnes.

Teniendo eso en consideración, nuestro sommelier nos recomienda diversos maridajes. “Vinos blancos como Chardonnay, para capturar sus notas frutosas y lactosas, pasando por un Viognier algo robusto que armonice bien con las especias. También podría ser un Pinot Noir de buena acidez para captar sus notas de avellanas y terrosas (setas), hasta incluso vinos más potentes como un Syrah o un Cabernet Sauvignon con leve aporte de madera, especialmente si es que el queso está acompañado con preparaciones que incluyan rúcula, espinaca u otro tipo de hojas”.

Queso Crema

shutterstock_166756535Un queso cremoso muy usado y que encontramos con frecuencia en diversas preparaciones, es el llamado “queso crema” o “queso Philadelphia”, como se conoce popularmente. Este queso es ideal para un Sauvignon Blanc, un Chardonnay o un vino tinto ligero como Pinot Noir. Incluso es una buena oportunidad para probar el Marques de Casa Concha País/Cinsault.

Normalmente la gente lo acompaña con salsa de soya y semillas de algo o pimentón rojo en almíbar. En ambos casos, nuestro sommelier nos recomienda un Carmenere.

Y a ti, ¿con qué vino te gusta acompañar los quesos cremosos?