Concha y Toro

Concha y Toro 15/03/2021

Compartir

Noticias CyT

¡La vendimia ha llegado!

El mágico momento en el que los granos de uva son cosechados ha comenzado en los valles de Limarí, Maipo, Peumo y Maule.

En el hemisferio sur, la vendimia tiene lugar entre marzo y abril. El mes depende de la variedad y de cuando las uvas han alcanzado una buena concentración de sus azúcares y madurez de sus taninos, componentes que le aportan estructura al vino.

Según el director técnico de Concha y Toro, Marcelo Papa, es muy prometedor el estado en el que se percibe la vendimia de este año para los vinos del portafolio Cellar Collection y Super Brands.

“El año se ha presentado con una acumulación térmica menor a los cuatro años precedentes, por lo que se ha manifestado más fresca. Será de muy buena calidad, en especial, si el clima nos acompaña hasta el punto de la cosecha”, detalla Marcelo Papa.

El valle del Limarí fue el primero en dar inicio a la vendimia y en esta oportunidad las cosechas de Chardonnay y Pinot Noir, de Quebrada Seca, comenzaron dos semanas más tarde que el año 2020, ya que empezaron la semana del 15 de febrero.

“En el valle de Limarí la vendimia se inició de forma exitosa y se ve en muy buenas condiciones. Los primeros jugos están muy prometedores. Creemos que tendremos una calidad extraordinaria”, especifica este enólogo que se ha destacado por su búsqueda por la autenticidad.

Ph: Marcelo Papa

Si nos vamos al Valle Central, las lluvias atípicas de este verano no alteraron las variedades tintas, como el Carmenere de Peumo, el Cabernet Sauvignon de Maipo y Merlot de San Clemente, que se proyectan con una gran calidad.

“Se ve una vendimia que responde a grandes desafíos y esperamos sacarla adelante de muy buena forma, todo hace pensar que será una buena cosecha con vinos de gran balance y buena calidad”, aclara Papa.

¡Sigue y entérate de las últimas novedades de esta maravillosa temporada a través de nuestras redes sociales!

 

 

La vendimia se ha estado desarrollando bajo todas las normas sanitarias impuestas por la pandemia generada por el COVID-19, para así velar por el buen estado tanto de la uva como de todas las personas que trabajan en este proceso de producir parte de los vinos más distinguidos de Concha y Toro.