Concha y Toro

Francisca Jara 01/06/2022

Todo sobre el vino

Un día en la vida del sommelier Massimo Leonori

Compartir

¿Alguna vez te has preguntado cómo es la rutina de un sommelier? ¿Cuáles son sus deberes y tareas diarias más allá de buscar maridajes entre comida y bebidas? Conversamos con el Head Sommelier de la Viña Concha y Toro, quien nos cuenta en primera persona todos los detalles y pormenores de su excitante e imprescindible trabajo. 

“Yo trabajo físicamente en la Casona de Pirque, voy todos los días a no ser que tenga que cubrir otra actividad en Santiago. Allí tenemos visitas comerciales casi todos los días y mi labor principal es atenderlos, mostrarles nuestros vinos y ver toda la coordinación de estas actividades. Las visitas pueden ser desde clientes hasta ejecutivos de venta o de marketing de nuestras oficinas en el extranjero, compradores extranjeros, fuerzas de venta de algún distribuidor, capacitaciones a nuevos integrantes o periodistas. Todos los años vienen los periodistas más importantes del mundo.

Me ha tocado atender, junto con los enólogos, a James Suckling, Tim Atkin y Patricio Tapia. Estamos con ellos en las degustaciones y es interesante ver qué opinan de nuestros vinos, tener su feedback.

Pero esto no es lo único que hago. Mi trabajo es bastante variado, lo que lo hace entretenido aunque a veces puede llegar a ser muy demandante. También veo asuntos administrativos y logísticos de las todas actividades que hacemos aquí en la casona. Además de ver todo el maridaje con vino para nuestros eventos, fechas especiales, notas que publicamos en revistas, lanzamientos de vinos, almuerzos o cenas con clientes muy importantes. En este caso vamos definiendo bien todos los detalles de lo que son los almuerzos, cenas, estudiando antes el maridaje y eso lo vemos junto a los banqueteros o el restaurante donde haremos el evento. Ahí voy junto a otro corresponsal de marketing y probamos todas las opciones de comida junto a los vinos y luego se define un menú. La cantidad de vinos que pruebe dependerá del tipo de menú que tengamos. Si son degustaciones técnicas puedo probar hasta 50 ó 100 vinos en un día. A veces cuando estoy degustando con enólogos o clientes, podemos mostrarles entre 40 y 50 vinos en un día. 

De los vinos que destaco, Amelia Chardonnay me encanta. Sobre todo con pescados. Puede ser un Congrio Dorado o Merluza Austral al horno o a la pancha. El Atún y el Salmón le andan muy bien.

También me gusta Terrunyo Carmenere, diría que va bien con una clásica Empanada de Pino o Pastel de Choclo de las recetas locales. O sino con Risotto ai Funghi y Spaguetti alla Carbonara. Otro vino que me encanta es Terrunyo Sauvignon Blanc en un maridaje con Ostras frescas o con Ceviche clásico.

Además, me gustan los grandes cabernets de la compañía como Don Melchor o Marques de Casa Concha Cabernet Sauvignon. A ambos vinos los veo bien con carnes grasas, asados de Lomo Vetado, Cordero o Carnes de caza, Entrecot, cortes sabrosos. 

Otras veces me toca presentar nuestros vinos en eventos externos que se hacen en Chile u otros países como son las ferias de vino. Ahora acabo de volver de la feria ProWein, donde voy todos los años. También he ido varias veces a Vinexpo Bordeaux. He hecho otros viajes a Estados Unidos por una campaña de marketing que estuve encabezando y ahí principalmente fueron reuniones con equipos de ventas, distribuidores, a veces de supermercado, a veces con periodistas o con televisión.

Y bueno, son viajes de trabajo, viajes cortos, bien organizados con los distribuidores donde se va, se hacen capacitaciones y se trabaja en eso.

Pero lo que más me gusta es involucrarme en el proceso enológico. Ir a la bodega seguido y ver de cerca todas las etapas de vinificación y guarda de los vinos porque eso me ayuda a ver bien y entender mejor nuestro vino final. Entonces me encanta cuando uno de nuestros enólogos me invita a participar de degustaciones técnicas en las distintas etapas de la elaboración de los vinos: la fase de la vendimia, la fermentación, la vinificación hasta la etapa de mezcla final del vino. Cuando puedo voy con Enrique Tirado o Marcelo Papa. De hecho, Enrique Tirado tiene su oficina acá en la casona, viene casi todos los días y prueba vinos aquí en la casona misma. Y con Marcelo Papa, que trabaja en la bodega de Puente Alto, si me invita vamos a probar vinos. Últimamente, por ejemplo, he estado con él en la mezcla de Amelia 2021 (Chardonnay y Pinot Noir). Con otros dos enólogos estuvimos los cuatro definiendo la mezcla final de los vinos. Y sí, claro que también doy mi punto de vista. Es importante que seamos más personas porque cada uno tiene su visión, su gusto y a veces si se toma en cuenta, y a veces no. La palabra final siempre la tiene Marcelo. Pero sí es muy interesante, creo que he aportado y me gusta participar en eso”.

Vinos Relacionados

20
18

Chardonnay
Ver más

20
18

Carmenere
Ver más

20
19

Sauvignon Blanc
Ver más

20
18

Cabernet Sauvignon
Ver más