Concha y Toro

Cathrine Todd 23/03/2022

Noticias CyT

Tres regiones de vino en Chile que se destacan por su Pinot Noir, Cabernet Sauvignon y Carmenere

Compartir

Cómo la variedad de uva de Carmenere fue confundida con Merlot en Chile es un misterio para uno de los enólogos más celebrados del país, Marcelo Papa, quien dirige las líneas de vino Casillero del Diablo y Marques de Casa Concha para unas de las viñas más grandes de Chile, Concha y Toro, fundada en 1883. “Durante la década de 1870, la gente en Chile quería mejorar la calidad del vino, y por lo tanto durante ese tiempo estaban atentos a Burdeos”, indica Marcelo. El Carmenere fue una de las variedades de uvas tintas traídas desde allí, al igual que el Cabernet Sauvignon y el Merlot, pero durante el siglo XX, los vinos etiquetados como Merlot eran realmente Carmenere. Por lo tanto, cuando el mundo comenzó a enamorarse del Merlot chileno y el país recién comenzaba a hacerse un nombre en el mundo del vino, se descubrió que mucho del Merlot era realmente Carmenere. En un principio esto fue un golpe para la industria vitivinícola de Chile, puesto que desde muchas partes del mundo menospreciaban el Carmenere debido a que era una uva desconocida. Algunos cuestionaron si Burdeos la había desechado como variedad porque tenía un bajo potencial de calidad, lo cual probaría ser falso como no solo lo demuestran los enólogos como Marcelo en Chile, sino también los productores de vino en Burdeos que están comenzando a plantar nuevamente Carmenere.

Marcelo Papa, quien ha estado en Concha y Toro por más de 20 años, es conocido como “el buscador de raíces nobles” y el “cazador de terroirs”, por su incansable misión de explorar cada rincón de las varias áreas vitivinícolas dentro de Chile, un país con más de 4200 kilómetros de largo. Esta característica de Marcelo le ha permitido combinar una multitud de viñas en Chile y así lograr una consistencia impresionante para su línea de Casillero del Diablo, que produce millones de botellas al año y se vende en $10 dólares o menos, así como estar a cargo de una producción mucho más pequeña de Marques de Casa Concha, que se enfoca en viñedos de alta calidad en regiones vitivinícolas ideales para cada variedad y que se vende en alrededor de 20 dólares la botella. Maipo es una de las regiones vitivinícolas más famosas para Cabernet Sauvignon, que se vende como pan caliente a lo largo del mundo y que se ha ganado el reconocimiento de importantes críticos de vino, aunque convencer a la gente de que Chile es una región vinícola ideal para el Pinot Noir es una meta mucho más desafiante.

Para Marcelo, encontrar las viñas ideales para el Carmenere se ha vuelto casi tan importante como encontrar los hogares ideales para variedades reconocidas internacionalmente, y además es una de sus uvas favoritas; claramente ha sido capaz de demostrar su grandeza, aun cuando todavía se ve opacada por el Merlot y el
Cabernet Sauvignon.

 

  • Denominación de Origen (D.O.): Peumo en el Valle del Cachapoal

Dado que el Carmenere proviene originalmente de Burdeos, no es novedad que comparta el mismo progenitor con el Cabernet Sauvignon: el Cabernet Franc. Sin embargo, una diferencia clave es que el Carmenere necesita una estación de crecimiento más larga que el Cabernet, y por lo tanto es una “variedad muy demandante en cuanto a suelo y clima”, según Marcelo. Esta es la razón, en conjunto con los constantes problemas de heladas en Burdeos, de por qué se volvió en una variedad poco práctica para ser cultivada en esa área. Marcelo señaló que el Carmenere es usualmente la última variedad que se recoge, y se cosecha al menos dos semanas después del Cabernet Sauvignon. A pesar de la tendencia del Carmenere a ser difícil, Marcelo está fascinado con la variedad y comentó con entusiasmo: “Es suave sin el impacto dulce que tiene el Merlot y me gusta de esa forma.” Aunque el Carmenere tiene pieles gruesas, las cualidades de los taninos son “hermosas” si se cultiva en el lugar correcto.

La región vitivinícola de Peumo D.O. en el Valle del Cachapoal, a 140 kilómetros de Santiago, es uno de los mejores lugares que Marcelo ha encontrado para el Carmenere. Él considera que existe la idea errada de que el Carmenere tiene que estar en un clima cálido, porque cree que un mayor problema son las heladas si se toma en cuenta una temporada larga, y por lo tanto lo más importante es plantar en un área donde no haya riesgo de helada durante la germinación en la primavera o durante la cosecha al final de la temporada. El Viñedo de Peumo se adapta muy bien al Carmenere, dado que se ubica entre el océano Pacífico y la cordillera de los Andes, pero además tiene colinas que la rodean. Esto evita que se vea tan influenciada por las brisas frías desde cualquiera de los dos lados, lo que permite evadir las heladas y moderar el clima, a modo de que las uvas puedan permanecer más tiempo en la viña. El suelo poroso, que permite acceso a la capa freática en el Viñedo de Peumo también ayuda con su mezcla de un tercio arcilla, uno de limo y uno de arena, que contiene una cantidad considerable de nutrientes, que en conjunto con el agua permite una vida más larga de los racimos de uva Carmenere en la viña.

La principal uva plantada en el área de Peumo dentro del Valle del Cachapoal fue el Cabernet Sauvignon gracias a su popularidad. No obstante, Marcelo indica que nunca fue tan buena y que el Carmenere ahí era impresionante, y por lo tanto actualmente hay muchos productores de vino con viñedos Carmenere en esa zona. La riqueza del suelo que es tan vital para el Carmenere es perjudicial para el vino Cabernet Sauvignon de alta calidad.

 

  • Puente Alto D.O. en el Valle del Maipo

El Cabernet Sauvignon en el Valle del Maipo, localizado justo a las afueras de Santiago, fue clave para demostrarle al mundo que Chile podía hacer vinos finos comparables con los grandes vinos del mundo, a la vez que expresaba el lugar. Los viñedos de Puente Alto y Pirque en Puente Alto D.O., origen del Carbenet Sauvignon Marques de Casa Concha se encuentran en la parte más fría de Maipo, porque no hay nada que detenga el viento, como colinas, y por lo tanto las viñas están expuestas a los vientos fríos de la corriente de Humboldt provenientes de la Antártica. A esto se le suma que las viñas se encuentran a 640 metros de altura, lo que en conjunto permite que estos viñedos sean capaces de producir Cabernet Sauvignon de clima frío. Los vaivenes diurnos en la temperatura, que pueden variar entre -1 y 4 grados Celsius, ayudan a las uvas del Cabernet a encontrar un balance entre la maduración, los taninos suaves y la cantidad correcta de acidez, así como permite la retención de más aromas. Para coronar esto, el suelo aluvial pobre en nutrientes, con un subsuelo de gravilla, hace que el Cabernet tenga que esforzarse, lo que aumenta su potencial de alta calidad.

Sin embargo, no hay necesidad de convencer a los consumidores de vino actuales del maravilloso Cabernet Sauvignon que sale de Chile, especialmente del Valle del Maipo, que se ha convertido en un lugar clásico para cultivar esta uva. No obstante, convencer al mundo del vino de que Chile puede producir Pinot Noir de alta calidad es algo completamente distinto, dado que ya es una batalla lograr que algunos estimen cualquier cosa más allá de Borgoña como digna de consideración, y aun cuando otras regiones vitivinícolas se consideran buenas para producir Pinot Noir, se debe a que los viñedos tienen cualidades similares a los de la Borgoña.

  • Limarí D.O. en el Valle del Limarí

Es difícil hacerse la idea de que Chile, un país que generalmente se encuentra en la categoría de clima mediterráneo, pueda ser capaz de producir uvas de Pinot Noir de alta calidad que sirvan para producir vinos elegantes. Sin embargo, los dos ejemplos anteriores muestran la diversidad de terrenos en Chile.

El Valle del Limarí, a 320 kilómetros al norte de Santiago, ofrece un lugar único para una uva tan caprichosa como el Pinot Noir, dado que su paisaje desértico promedia solo 10,16 centímetros de lluvia al año. La falta de humedad es un aspecto positivo para esta variedad de piel fina que puede verse afectada por el moho en condiciones húmedas. No obstante, la región vitivinícola de Limarí D.O. en el Valle del Limarí se encuentra en el paralelo 30 al sur del ecuador. El paralelo correspondiente al norte pasa por Egipto y el norte de México, por lo que uno pensaría que sería demasiado caluroso. Es aquí donde un cazador de terroirs como Marcelo se vuelve útil, porque ha encontrado un lugar llamado Viñedo Quebrada Seca, que se encuentra a solo 20 kilómetros del ccéano Pacífico, y por lo tanto la corriente de Humboldt puedentener un fuerte efecto en esta viña localizada a 188 metros por sobre el nivel del mar. La viña nunca supera los 24 grados Celsius según Marcelo, aun en la época más calurosa del año. Todavía existe el peligro de mucha intensidad de la luz solar, ya que esta área se ubica considerablemente más cerca del ecuador. No obstante, aquí otra vez se vuelve importante elegir el sitio correcto, dado que una cantidad importante del área del Limarí goza de cielos nublados prácticamente todas las mañanas, por lo que el sol tiene un filtro natural, y luego las nubes desaparecen por la tarde noche, lo que significa que las uvas Pinot Noir reciben solo unas pocas horas de sol no filtrado.

En los suelos del Valle del Limarí se puede encontrar caliza, que es rara en Chile, por lo que este lugar se ha hecho un nombre con su uva Chardonnay que ama la fineza que provee la caliza. Marcelo también hace un vino Chardonnay de Marques de Casa Concha y un Pinot Noir en su Viña Quebrada Seca. Sin embargo, Marcelo indica que no solo hay caliza sino también una mezcla de arcilla que produce vinos Pinot Noir con buena concentración, una elegancia general y un sentido de mineralidad.

 

Distintos contextos pero los mismos resultados

Aun con todas las cualidades únicas que forman parte de la topografía y el clima del Valle del Limarí, al momento de compararlo con otras regiones vitivinícolas chilenas, la idea de un Pinot Noir de alta calidad proveniente de Chile es todavía un concepto que muchos se niegan a aceptar. En la actualidad, el Valle del Limarí se conoce por sus vinos Chardonnay y Syrah, con dos estilos distintos de Syrah cultivados: un estilo de clima frío de la costa y otro de clima cálido para las viñas más al interior. Hay una especie de santidad cuando se trata de un vino Pinot Noir realmente bueno, y uno puede comprenderlo si conoce bien los vinos de la Borgoña. El éxito de una persona por lo general parte por orígenes respetables, ya sea la historia de los ancestros, una educación reconocida o ambos, en la Borgoña tienen la historia para elaborar grandes Pinot Noir y el conocimiento que les ha sido traspasado por varias generaciones. No obstante, a lo largo del tiempo la gente se ha dado cuenta de que no es la única forma de alcanzar este éxito. De seguro hay quienes no tienen la mejor base en la vida, no tienen una guía fuerte al comienzo o se oponen a la idea tradicional de lo que se necesita para triunfar, y sin embargo, cambian el mundo a través de la determinación y una pasión incandescente, y eso, en muchas formas, fue Chile cuando comenzó con su industria vitivinícola. Aun cuando el país ha tomado grandes pasos para mejorar la calidad de sus vinos durante los últimos 30 años, Marcelo Papa, el cazador de terroirs, no descansa con el éxito del Cabernet Sauvignon ni del Carmenere, porque, dentro de laos 950 kilómetros de las viñas en las que trabaja durante el año, hay lugares que son inimaginables cuando las personas consideran el potencial de las viñas en Chile. A veces, puede ser una pesadilla en términos de marketing como con el Pinot Noir, pero él tiene el compromiso de encontrar la uva perfecta para el terreno perfecto, aun si eso conlleva un torrente completo de nuevas ideas erradas.

* Este artículo fue publicado en Forbes el jueves 30 de diciembre de 2021.

Vinos Relacionados

20
19

Chardonnay
Ver más

20
19

Pinot Noir
Ver más

20
18

Carmenere
Ver más

20
18

Cabernet Sauvignon
Ver más